Bolivia continúa sumergida en las protestas

Las protestas no cesan en Bolivia, donde este lunes la Iglesia católica llamó a dialogar para poner fin a una crisis que se tornó más violenta tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia y que suma 23 muertos en casi un mes.

Los obispos bolivianos, en coordinación con la Unión Europea y Naciones Unidas, llamaron al gobierno, a los partidos políticos y a representantes de la sociedad civil a un diálogo desde la tarde de este lunes para pacificar el país.

«El diálogo es el camino apropiado para superar las diferencias entre bolivianos», dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana, Aurelio Pesoa, en una conferencia de prensa, en la que consideró que «celebrar elecciones transparentes (..) es el mejor camino para superar las diferencias».

Los obispos propiciaron acercamientos desde la semana pasada entre el gobierno interino de la derechista Jeanine Áñez y sectores afines a Morales, quien renunció hace una semana y se asiló en México tras desatarse protestas que denunciaban un fraude electoral en los comicios del pasado 20 de octubre.

La bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS, de Morales), que es mayoría en el Congreso, está intentando también reunir a los grupos legislativos minoritarios en una reunión «para trabajar, conversar, debatir sobre la coyuntura política» y «pacificar» el país, según anunció el domingo la diputada Betty Yañíquez.

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, acusó este lunes al expresidente Morales de tratar de confrontar a los bolivianos. «Lo que está causando es una convulsión. No es el pacificador (..), nos está chantajeando», declaró.

Desde México, el expresidente Morales deploró en Twitter: «en lugar de pacificación, (las nuevas autoridades) ordenan difamación y represión contra hermanos del campo que denuncian el golpe de Estado».

Vecinos de El Alto llamaron en tanto a cercar la ciudad vecina de La Paz desde este lunes para forzar «la renuncia inmediata» de Áñez.

En otro intento por calmar los ánimos, la presidenta interina dijo el domingo que anunciará «muy pronto» la convocatoria a nuevas elecciones «transparentes».

Pero para esa convocatoria, su gobierno deberá ponerse de acuerdo con el partido de Morales ya que, según la Constitución, el Congreso es el encargado de elegir a seis de los siete titulares del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Los anteriores miembros de esa institución están en prisión preventiva por irregularidades en las presidenciales de octubre, que dieron la reelección a Morales, pero que él mismo anuló horas antes de renunciar.

DEJA UNA RESPUESTA