Cierre de fronteras a nivel mundial a causa del coronavirus

Tomado de AFP/Agencia

Estados Unidos, Reino Unido, Colombia, Rusia y varios países europeos han intensificado en las últimas horas sus medidas destinadas a atenuar el impacto de la epidemia del coronavirus, que sigue avanzando en todo el mundo menos en China y provocando el cierre de fronteras y el confinamiento de millones de personas.

La epidemia ya ha matado a más de 5.400 personas en todo el mundo desde diciembre y el número de contagios supera los 143.000.

China, país origen de la pandemia, con más de 3.000 muertos, registra ya cifras diarias bajísimas de contagio y fallecimientos. Este sábado, solo hubo 11 infectados. Sin embargo, en Europa, la epidemia está en plena expansión y deja más de 37.000 contagios y al menos 1.500 muertos, fundamentalmente en Italia y España.

Además, la COVID-19 llega a nuevos países cada día. En las últimas horas, por ejemplo, se registraron los primeros casos en Ruanda y Venezuela, y Ecuador lamentó su primer muerto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) subraya que es «imposible» prever cuándo tendrá lugar el pico de la epidemia. Además de China, los países más afectados son Italia, con 1.266 muertos, Irán, con 611, España, con 136 y Francia, 79.

La epidemia vacía las calles, confina en casa a millones de ciudadanos en los países más afectados y transforma las vidas cotidianas. El saludo con un beso, el café en la barra del bar, las reuniones de trabajo, los juegos en el parque o ver una película en el cine se convierten en actos irresponsables o simplemente imposibles.

– Europa corazón de la epidemia –

Europa es hoy el centro de la epidemia, según la OMS. En Madrid las terrazas y los bares estaban cerrados este sábado, las plazas y las calles, desiertas, y las tiendas, clausuradas debido a las medidas instauradas por el gobierno, que decretó el estado de alarma.

Muchos ciudadanos se han precipitado a los supermercados para comprar alimentos con los que sobrevivir a un confinamiento que no saben cuánto durará. Pese a que las tiendas de alimentación seguirán abiertas y el gobierno garantizó que no habrá desabastecimiento, productos como conservas o carne desaparecieron rápidamente de las estanterías.

«Nosotros que estamos acostumbrados a ver multitudes, ver así la Puerta del Sol nos resulta desolador», decía el sábado Paco Higueras, trabajando con mascarilla y guantes en una tienda de alimentación en el centro de Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA