Los niños, niñas y adolescentes de Soledad cerca de la educación, lejos del reclutamiento

Una jornada de reflexión, en torno al reclutamiento ilícito de niños, niñas y jóvenes, realizó el Centro Regional de Atención y Reparación de Víctimas de Soledad, en el colegio Juan Manuel Santos, ubicado en el barrio Nueva Esperanza, en donde el 90% de sus estudiantes han sido víctimas del conflicto armado.

Los estudiantes de la institución en mención participaron en una jornada para conmemorar el Día Mundial contra la Utilización y el Reclutamiento Ilícito de niños, niñas y adolescentes. El evento contó con la participación de la coordinadora de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, seccional Atlántico, Laura Orrego; el coordinador del Centro Regional de Víctimas, Wilson Vanegas y el rector del colegio, Osvaldo Maldonado. También estuvieron como invitados miembros de la Policía de Infancia y Adolescencia, la Secretaría de Gestión Social y miembros de las comunidades víctimas del conflicto.

Los menores presentaron una obra de teatro denominada “Ecos de una guerra cainita”, inspirada en la historia de una familia de nueve hijos, quienes estuvieron inmersos en el conflicto armado. El colegio Juan Manuel Santos fue seleccionado para esta actividad porque el 90% de sus estudiantes fueron víctimas de la violencia.

El docente José Gutiérrez, director de la obra presentada, afirmó que los pequeños actores representaron la vida en el campo cuando llega la guerra. “Tratamos con los chicos del grupo de teatro “Guerreros de paz”, interpretar los momentos vividos por las víctimas, los momentos felices, pero también los momentos difíciles”.

El coordinador del Centro Regional de Víctimas, por su parte, envió un mensaje de paz y reconciliación a nombre del municipio de Soledad, para todo el país. “Tenemos que preparar a nuestros niños y jóvenes para otras actividades. Los niños deben educarse para la vida, lejos de la violencia. Soledad es un territorio que ha hecho un pacto por la paz”, puntualizó Wilson Vanegas.
La coordinadora de la ARN enfatizó en la intención del Gobierno para trabajar con los niños, niñas y jóvenes, y así generar entornos de empoderamiento y protección para que las comunidades comprendan que el camino de la ilegalidad no es el correcto. “Queremos reforzar los valores, que comprendan que los niños y niñas pueda encontrar en las familias, instituciones y comunidades entornos protectores. Ningún niño puede participar en ningún de violencia”, afirmó Laura Orrego.

DEJA UNA RESPUESTA